Nota simple: ¿qué es y para qué sirve?

Una nota simple es solo un documento que informa respecto a la titularidad de un inmueble y su situación a nivel jurídico. Por eso, dentro de dicha nota aparecerán los datos del propietario actual de la vivienda y otros detalles sobre su estado.

Por ejemplo, si hay una hipoteca sobre esa vivienda, algún embargo pendiente de ejecutarse, una expropiación o cualquier otra carga que afecte al inmueble en cuestión.

También suelen incluirse datos sobre sus limitaciones de uso, pero solo si procede. Como cuando está en usufructo de terceros.

Además, en la nota simple podemos consultar otros detalles de la propiedad, como la dirección exacta, su superficie (construida y útil) o la referencia catastral. Datos básicos de descripción, así como si está incluida en cualquier régimen especial, como pasa con las viviendas tipo VPO.

Solicitar siempre la nota simple registral antes de comprar

Una nota simple, como ya hemos visto en el apartado anterior, nos ofrece una información muy valiosa. Parte de ella podría ser determinante para la decisión de compraventa, como es el caso de las cargas sobre el inmueble.

Y es que no siempre los propietarios van a darnos toda la información cuando les urge conseguir liquidez. A veces incluso ni siquiera la tengan, pero ¿imaginas comprar un piso y que meses después se ejecute una sentencia de embargo sobre él?

Por eso es importante conocer los documentos necesarios y poder consultarlos antes de firmar ningún acuerdo vinculante.

Entonces ¿para qué sirve una nota simple?

Dentro de su utilidad en cualquier proceso de compraventa, herencia u otro tipo de legado, vamos a concretar cuál es la utilidad de este documento.

  • Una nota simple nos va a permitir verificar la titularidad de un inmueble. Así evitaríamos comprar una vivienda en condiciones fraudulentas o a través de un tercero al que no le pertenece.
  • También nos permitirá verificar que dicho inmueble se encuentra libre de cargas en el momento de la operación.
  • Gracias a la nota simple dispondremos de más información ante una posible negociación. Por ejemplo, si tuviera una hipoteca y existe la opción de subrogarse a la misma.
  • Con la nota simple podemos verificar que los datos que tenemos son correctos, como la superficie del inmueble.

De esta forma, estaremos en disposición de valorar su precio, hacer una contraoferta o negociar con el propietario cualquier punto de la operación. Así nos ahorramos sorpresas posteriores.

Dónde conseguir la nota simple

Por suerte para nosotros, hoy en día es más sencillo obtener una nota simple registral por Internet.

Para ello debemos dirigirnos a la página web del Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España. Una vez ahí escogemos el apartado Solicitar una nota simple de propiedad.

No es necesario que sea el mismo titular quien la pida, pero sí que necesitarás ciertos datos. En este caso te pedirán el nombre completo del titular y DNI, dirección completa de la vivienda y su código registral (aparece en el resguardo del IBI).

También podrían pedir la referencia catastral. Y recuerda que tendrás que abonar un pequeño importe para conseguirla, pudiendo hacerlo con tarjeta dentro de la misma página. Por lo general, dicho importe será inferior a los 10 €.

Otra opción es solicitarla en la inmobiliaria, ya que algunas ofrecen este servicio de facilitación de documentos. Bien porque ellos mismos los tramiten o porque ya dispongan de los mismos para poder efectuar la operación de compraventa.

¿Es lo mismo una nota simple que un certificado registral?

Aunque estos dos documentos puedan resultar parecidos, no es lo mismo disponer de una nota simple que de un certificado registral.

Ya hemos comentado que la nota simple registral es un documento que aporta una serie de datos e información básicos. Por lo que se trata de un documento informativo, pero no es obligatorio ofrecerlo o solicitarlo.

Pero un certificado registral es un papel público, un documento que firma un registrador oficial, validando lo que el mismo contiene. Con lo que serviría para probar los derechos de un individuo sobre una propiedad y tiene un valor legal.

Así, un certificado puede aportarse en un juicio o cuando surge algún conflicto, pero tampoco es obligatorio disponer de él para vender o comprar una vivienda.

En INMOSLM Pamplona podemos ayudarte con esta y otras dudas para que tus operaciones salgan siempre como tú esperas. Ven a vernos.

¿Te gusta este artículo?

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkdin
Compartir en Pinterest
Ir arriba