Haz tu vivienda más acogedora para tus mascotas

Una mascota llenará tu vivienda de alegría pero antes de introducirlo en tu hogar, debes asegurarte de que la vivienda es segura, especialmente si se trata de un cachorro lleno de energía y curiosidad.

Muchos elementos que para nosotros pueden ser seguros, pueden nos serlo para las mascotas. Compartimos a continuación algunas ideas para que tu casa sea «pet friendly”.

Retira las alfombras

Si un cachorro llega a casa, agradecerás no tener alfombras pues tardará un tiempo en aprender a hacer sus necesidades en el arenero o en la calle. Además las alfombras acumularán ácaros y pelos e incluso malos olores.

Coloca los objetos frágiles en un lugar seguro

Algunas mascotas tienden a jugar con cualquier cosa. Para evitar que rompan algo a lo que le tienes mucho cariño o es muy valioso, colócalo en un lugar donde no puedan romperlo.

Por supuesto, no dejes medicamentos o productos químicos a su alcance, su curiosidad puede resultarle muy cara.

Elige bien los cubos de basura

Elige un cubo de basura que no resulte fácil de abrir para ellos. La mayoría de lo que pueden comer de ahí les sentará mal. Acuérdate siempre de tapar el cubo de la basura.

Esconde los cables

En una vivienda no vas a pasar los cables por debajo del suelo como en la oficina pero sí puedes evitar bases múltiples de enchufes juntas e invertir en unos protectores de enchufes, todos estaréis más tranquilos.

Cuidado con las plantas

Cuentan que existen dos tipos de cachorros: los que han volcado una maceta y los que la van a volcar. El problema no está en una maceta volcada o incluso rota, el problema reside en que algunas plantas son tóxicas para animales.

Mantén limpia tu vivienda

Inevitablemente si tienes una mascota tendrás que limpiar con más frecuencia tu vivienda. No todas las razas sueltan pelo pero de los paseos traerán tierra y polvo a casa.

 

Son unas sencillas recomendaciones que te harán disfrutar aún más de tu nuevo compañero de vida. Dedícale tiempo, juega con él, edúcalo bien poniéndole límites y no tendrás ningún problema.

¿Te gusta este artículo?

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkdin
Compartir en Pinterest
Ir arriba