Vender casa heredada: conoce los pasos a seguir

A veces nos vemos inmersos de situaciones más o menos esperadas y esta puede ser una de ellas. Te legan un inmueble con el que no contabas y que no necesitas o prefieres una mayor liquidez antes de convertirte en la persona que firma los contratos de alquiler donde pone “arrendador”.

Pero claro, vender una casa heredada no supone un proceso tan general como las compraventas habituales. Entonces ¿cuáles son los pasos a seguir para completar esta operación? Vamos a verlos juntos.

Plazos generales para vender casa heredada y primeros pagos derivados

En principio, no hay ningún impedimento legal por el que no puedas vender el inmueble que has heredado desde el primer momento. Es decir, en cuanto firmas los documentos ante notario que certifiquen tu aceptación de la herencia podrás desprenderte de ellas. Sin tener que esperar nada, si no quieres.

Eso sí, la aceptación de un bien de cualquier tipo te va a suponer el pago del impuesto correspondiente y proporcional a dicho bien. Y quizás este punto sí que va a determinar la premura con la que tengas que deshacerte de la propiedad. Sobre todo, si no dispones de liquidez suficiente para hacerte cargo de este Impuesto de Sucesiones.

Y el siguiente desembolso es el de la plusvalía municipal en el ayuntamiento de la localidad donde la vivienda está ubicada. Ya sabes que se trata de un pago que grava esa diferencia en el valor de la vivienda desde su compra, por parte del anterior propietario, hasta el momento de la herencia.

Para pagar estos capitales vas a tener un margen de seis meses en ambos casos, que contarán desde la fecha en la que murió la persona que te ha dejado la vivienda. Por eso, si vendes antes de que cumpla este plazo, te asegurarás el dinero para afrontarlos.

Primeros pasos para ejecutar la herencia

Dentro de este margen de seis meses necesitarás hacer varias cosas, como preparar los documentos necesarios, tanto para firmar la herencia como para vender la propiedad. Por un lado:

  • Tienes que presentar el certificado de defunción del dueño de la vivienda. Para lo que tendrás que acudir al Registro Civil que corresponda, según el lugar en el que sucedió.

Esta solicitud no es inmediata y en algunas localidades podría tardar hasta quince días en llegar, pero no es lo más habitual. Por suerte, todavía se trata de un certificado gratuito, pero tendrás que aportar DNI y datos personales del difunto.

  • Necesitas también el certificado de últimas voluntades y el testamento (si lo hay) para demostrar que la herencia es correcta.

En el caso del certificado, te podría costar unos 4 euros y debes solicitarlo en el Ministerio de Justicia, aunque se puede tramitar de forma telemática. Lo recibirás entre 7 y 10 días después de la solicitud.

Y, si necesitas una copia del testamento, tendrás que consultar cuál es el notario correspondiente en el certificado anterior. Allí te indicarán cuánto debes abonar (dependerá del número de páginas del documento) y podrías tenerlo de forma inmediata.

Con estos dos documentos ya puedes aceptar la herencia, firmar para darle legalidad a tu decisión y listo. Primera parte completada.

Qué pasa después de aceptar la casa en herencia

Como el inmueble ya es tuyo, vienen los impuestos que hemos comentado anteriormente. Pero también tienes que inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad porque, aunque no es un paso obligatorio, te beneficiará a la hora de venderla.

Y es que, en el caso de no estar inscrita en el Registro, un posible interesado no podría consultar sus posibles cargas y otros datos. Piensa que esto supondría comprar una vivienda a ciegas, con lo que podría ser un motivo de peso para que no encontrases compradores.

Y, llegados a este punto, podrías formalizar la compraventa cuando quieras. Aunque nuestra recomendación es que recurras a profesionales inmobiliarios para agilizar el proceso y asegurar el éxito del mismo.

Debes preparar la propiedad, hacer buenas fotos, poner el anuncio, atender las visitas de interesados y, cuando consigas compradores en firme, mejor formalizarlo a través de un contrato de arras y sellarlo con una señal en el día de la firma.

Dentro del margen que hayáis puesto para consolidar la operación ante notario, tendrás que fijar la fecha de la misma y citar a la otra parte. Es decir, todos los pasos normales cuando quieres vender una vivienda.

Para concluir la compraventa

Si has podido vender antes de seis meses, toca pagar la plusvalía y el impuesto sobre la herencia. Y, como una vivienda heredada constituye una transmisión de patrimonio, lo siguiente será añadir estas operaciones (tanto la herencia como la venta) en tu declaración de la Renta.

Así tributarás por el IRPF que corresponda y podrás cerrar el círculo. No obstante, si necesitas algún tipo de ayuda en alguno de estos puntos, no dudes en acudir a las oficinas de INMOSLM Pamplona y estaremos encantados de atenderte.

¿Te gusta este artículo?

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkdin
Compartir en Pinterest
Ir arriba